Quejas relacionadas al sexo

Dra. María Zweig MD

 

Dolor o algún grado de disfunción sexual es la queja mas común que escucho entre mis pacientes.

 

¿Si experimento dolor durante el sexo, que puede ser?

Como toda queja hay que ir evaluando y tratando todo lo que se encuentre hasta poder resolver el problema y llegar a un nivel de función optima.

Por ejemplo, en el caso de dolor desde el inicio de actividad sexual, hay mujeres que nacen con defectos de nacimiento.  Se puede nacer con septos, himen muy estrechos o inclusive sin vagina.  Esto se trata quirúrgicamente o con dilatadores.

Si el dolor no esta desde el inicio de actividad sexual pero ocurre después de años de el inicio, puede deberse a enfermedades ginecológicas como infecciones, endometriosis y fibromas. Esto son problemas físico, inflamatorios o anatómicos, tratamientos varían dependiendo de la severidad de la condición. Obviamente, el éxito del tratamiento va a depender de un diagnostico preciso y tratamientos sin retrasos. Basilar en tratamiento puede resultar en un tracto genital cicatrizado y una incapacidad permanente.

 

Vulvodynia

Un problema de dolor en el área de piel justamente fuera del canal vaginal. No existe una causa que sepamos que cause esta condición que puede resultar incapacitante para la mujer. Una condición difícil de tratar y por ende, una variedad de tratamientos farmacológicos diverso y quirúrgicos se puede utilizar.

 

¿Qué es la disfunción sexual?

Disfunción sexual se refiere a que el funcionamiento sexual no corra  bien.

 

  1. Que exista poco o ningún deseo
  2. No se tiene satisfacción – orgasmo
  3. Que exista dolor – en la ausencia de una causa identificable
  4. Combinaciones de las anteriores

 

¿Que puedo hacer si no tengo deseo sexual?

 

Instrucción

Si no esta relacionado con dolor.  Empezaría por instrucción en el tema.  Hay  funciones del cuerpo que son puramente automáticas y por intuición los seres humanos lo hacen sin pensar o sin mucha instrucción, como respirar,  comer, y dormir. Hay otras que se aprenden y se  pueden mejorar con practica  –  cocinar, hacer ejercicio,  tener sexo.

 

El sexo, su gozo, ejecución y disfruto son distintos cuando se piensa entre las diferencia entre la mujer y un hombre. Muy resumido ellos son visuales y táctiles nosotras somos mas dirigidas por nuestras emociones /deseo de intimidad/ y táctiles también.

 

Me sorprende cuanto  desconocimiento  general existe entre nosotras las mujeres sobre la función y simple anatomía de nuestro cuerpo!

 

Otro problema común es la pobre comunicación de lo que sentimos o deseamos sentir  con nuestra pareja. Como ginecóloga por mas de 25 años – mujer, con 4 hijos (varones todos ), me da un punto de vista único.

 

Desde edades tempranas,  hasta mis pacientes de 70 años o mas que me han traído una queja de función  sexual, una guía  sexual ilustrada ha resultado en una buena solución inicial.

Libros estilo “Cook-Books” o  recetas de cocina, que enseñan anatomía practica y técnica. Un estilo “manos a la obra” de cómo hacer sexo.  Empecé ha traer libros a la oficina para mis pacientas para que se entienda de lo que pensaba era necesario.  Abecés mejoría en ejecución y la comunicación entre la pareja que resultaba de la tarea asignada resulta en la receta perfecta para el problema.

 

Hormonal

Hay problemas hormonales que se tienen que resolver en la mujer peri- o post- menopáusica o las que usan un método anticonceptivo hormonal, que resultan en una vagina seca. En este caso hay que estrogenizar la vagina,   esto se logra con un estrógeno loca en muchos casos.

 

El estrógeno.

Se da una concentración de ESTRGENO  baja y local en  al área para fomentar:

Colágeno , Elasticidad, Flujo sanguíneo de la piel de la Vagina, Vulva y tracto urinario bajo de la mujer. Cosas que suenan y son muy importantes.

Su uso ayuda para evitar y tratar cuando la piel en la vagina se pone fina / atrófica / seca por poco estrógeno como se ve en la mujer después o cerca de la menopausia, post-parto y con la lactancia y con el continuo uso de pastillas anti-conceptivas.

También restaura la flora vagina – medioambiente de bacterias que viven en la vagina normalmente.

 

Este  tratamiento esta disponible en crema tópica o vaginal que se usa bi-semanal. También hay una pastilla que se coloca en la vagina bi-semanal.

 

La testosterona

Es la hormona que se asocia con la estamina, rendimiento sexual y deseo sexual.

 

A partir de los 30 años de edad su cuerpo empieza a producir menos testosterona. Se pierde de 1 a 3% por año. Las mujeres empiezan a sentir los síntomas de la deficiencia de testosterona. Desarrollan una “neblina cerebra”, mala memoria, fatiga, dificultad con atención y concentración, aumento de peso, insomnio,  disminución de deseo o rendimiento sexual, irritabilidad, la ansiedad y la depresión , para nombrar algunos.

 

En la menopausia baja aun mas dramáticamente la concentración de todas las hormonas producidas por los ovarios, estrógeno, progesterona, y testosterona y resulta en que sus síntomas se exacerben. En mujeres que se les remueve sus ovarios quirúrgicamente estas deficiencias hormonales son aun mas dramáticas y severa.

 

Situaciones  sicológicas

 

Abuso en cualquier forma puede dejar cicatrices en la función sexual por la vida de  una mujer.  Dada que la incidencia de abuso / violencia intima es tan común en la mujer, una de cada 3, no se puede hablar de disfunción sexual sin hablar de este tema.  Experiencias pasadas como presente pueden causar problemas.

Es un problema sumamente difícil para resolver.  Es mejor  lidiar  con un enfoque multidisciplinario – psicólogo/psiquiatra, ginecólogo, trabajador social, respaldo familiar.

Vaginismo es una condición en la cual la mujer involuntariamente contrae los músculos del piso pélvico de una manera que inhabilita la penetración vaginal durante el sexo. Otra condición difícil de tratar sin el uso de un enfoque entre psicólogo / psiquiatra y ginecólogo.

Finalmente, a veces disfunción sexual es un síntoma de un problema en la relación de la pareja, mas que un problema físico o emocional. También a veces resulta por problemas de salud general que limitan la actividad sexual o capacidad de  hacer ejercicios de uno u otro de la pareja.